Walk The Line

Walk The Line

Portada para One·Four·One Magazine, ejemplar 22.
Modelo: Drexel Isaac de Blink Model Management
MUAH: Mónica Marquet
Cabello: Manuel Múgica
Moda: Miranda Mendonca
Looks: Anuar Layón & Galo Bertín
Accesorios: Irene Ponce


Hacer esta editorial fue una de las odiseas más curiosas y divertidas que he tenido desde que inicié en esto de la fotografía de moda. Cuando estábamos trabajando para hacer esta editorial, Miranda, la coordinadora de moda del ejemplar, tenía que hacer como tal la producción de todo, yo nada más le dije que quería usar un penacho y había pensado hacerla en Los Jales de Pachuca.

Recuerdo que cuando me tocó hacer fotos con ella e iba a ser la portada de un ejemplar, tenía una que otra duda y ella me dijo “Hoy vengo de modelo baby, no tocaré nada de temas de producción de moda” y yo me quedé de “Va, pero te la voy a guardar” (es importante, guárdenlo tantito). Ya teníamos todo listo para la sesión, en ese entonces aún vivía en Pachuca y nada más tenía que ir por el crew al Ángel de la Independencia en la CDMX, estar ahí 7am e ir a Pachuca a hacer todo: desayunar en casa de mi madre, prepararnos, que le prepararan piel y algo de cabello si fuera necesario e irnos a hace la producción en los jales. Hermoso, ¿no?

Un par de días antes del llamado me habló Marianita de Queta Rojas y me dijo que el modelo que teníamos seleccionado no iba a poder porque tenía otro llamado y era buen dinero. Ni modo, as always, a buscar modelo en friega. Habían un par de modelos disponibles en Queta pero no eran del perfil que ya teníamos pensado y creímos que tendríamos que terminar cambiando el concepto… pero no me quejé, siempre es padre ver cómo hacer funcionar al modelo sin importar su experiencia o facciones. Siempre todos pueden lucir épicos con un buen equipo creativo.

¡Cierto! Yo me fui un día antes a la CDMX para tomar ropa y demás, me quedé en casa de una amiga seguramente (no recuerdo quién porque también llevaba el coche). Eran las 11pm y estaba en Reforma platicando con un amigo mientras caminábamos, nos poníamos al día y nos echábamos uno que otro cigarro. En eso ¡BUM! Lo que nos faltaba: me escriben de la agencia para decirme que no localizan a uno ni a otro modelo. El modelo que según estaba confirmado estaba perdido, no estaba en su departamento, con la novia, no contestaba el celular. Nada.

Entré en caos y recordé las bellas palabras de Miranda, así que le marqué, le dije lo que me había comentado Marianita y me dijo “Baby, ¿qué hacemos, qué piensas, qué se te ocurre?”. Mi respuesta fue sencilla: “Baby, confío en tí, sé que son las 11:30pm pero recuerda que en esta ocasión yo estaré únicamente de fotógrafo, no me meteré con la parte de producción”. Sonó un “Ah!” ahogado del otro lado del celular y casi suelto la carcajada. Nada más me dijo “Va… okay… está bien… va, va, va… Lo soluciono y todo sigue normal”, cosa que platicamos al otro día y los dos doblados de risa. A las 12:30am dió con Drexel por instagram y listo, eso fue lo que se me hizo épico de cómo se movió en friega Miranda para conseguir un modelo que tuviera el día completo libre para esa producción.

You May Also Like

No hay comentarios on This Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *